Fijación de maderas a metal

TEL Alas: un tornillo diferente

Los Autoperforantes Alas resuelven el ensamblaje de maderas o placas cementicias a perfiles metálicos.  Reemplazando el uso de remaches y bulones cabeza hexagonal y redonda con tuerca, estas piezas facilitan y aceleran considerablemente este tipo de labores.  Son los autoperforantes adecuados para unir a un perfil metálico materiales como fenólicos, maderas tableros, placas cementicias, siding, OSB.

Un diseño particular e inteligente

Por el tipo de materiales a unir, este autoperforante se diferencia del resto en algunos aspectos puntuales que caracterizan su cuidadoso diseño.  Posee una mecha que perfora sin inconvenientes el material que tenga delante.  Entre la mecha y la rosca se aloja un par de aletas fresadoras, cuyo objetivo es frezar la placa (cementicia o de madera) durante el perforado de la misma, evitando que produzca rosca en ésta,  y por consiguiente la posible separación con el metal a unir.  Estas aletas se desprenden al rozar el perfil metálico.  Su rosca está diseñada para metal, de “paso fino”, es decir, a diferencia de la “rosca paso grueso para madera”, los filetes de la misma están a corta distancia unos de otros.  Las aletas le abren paso a la rosca, la cual al no haber trabajado en el material cementicio o  la madera, no llegará empastada al metal, sino totalmente limpia.  Las estrías bajo cabeza completan el diseño del Alas, actuando sobre la superficie del material, frezando el mismo, logrando que la cabeza del tornillo quede a nivel de la placa o introducida en ella para su posterior tapado o sellado, según la opción elegida por el técnico instalador.  Al estar trabajando con superficies en las que habrá tráfico, como por ejemplo una pared exterior o un entrapiso, no podremos dejar el tornillo sobresaliendo de las mismas, y el acabado requerirá absoluta prolijidad.

  1. Las aletas fresan la placa evitando su contacto con la rosca.
  2. Las aletas se desprenden al rozar el metal.
  3. La cabeza estriada fresa la superficie y queda embutida.

Uso del alas en el steel framing

A efectos de rigidizar una estructura de paneles o una estructura de techo construídas en el sistema steel framing, se fijan multilaminados fenólicos (habitualmente de 10 milímetros de espesor) o placas OSB (Oriented Strand Board) sobre los perfiles metálicos.  Las placas actúan como diafragmas de rigidización.  Los autoperforantes con aletas son necesariamente los tornillos a utilizar, y se colocan cada 10 centímetros en los bordes de las placas coincidiendo con montantes extremos y soleras, y cada 20 centímetros cuando se fijan en los montantes interiores del panel.  Se recomienda evitar hacer coincidir unión de placas con unión de paneles, para no debilitar la estructura.  Cuando dos placas coinciden sobre un mismo perfil, los tornillos se fijan desfasados entre sí, como trazando un camino zig zag, para no debilitar al montante estructural en el mismo sector.

Luego se procede a revestir exteriormente la estructura con placas cementicias.  Para ello nuevamente se utilizará el alas, pero en este caso uno de mayor longitud, ya que deberá atravesar la placa cementicia, el OSB o fenólico, y el perfil, quedando por detrás de este último, mínimamente tres filetes de rosca libres.  El alas está disponible en varias medidas desde 1.1/4” hasta 3” de longitud.

En lugares con condiciones climáticas desfavorables, cada vez se utiliza más el siding como revestimiento exterior.  Una vez aplicado y tratado con alguna pintura especial, el siding ofrece el aspecto de madera.  Su fraguado en hornos de autoclave le otorga excelentes condiciones de estabilidad dimensional y resistencia a la intemperie.  Requiere un bajo mantenimiento, ofreciendo un excelente grado de durabilidad.  Estas placas, producidas en base a una mezcla de cemento, cuarzo y fibras de celulosa, miden 3,66 metros de largo por 0,19 metros de alto.  La instalación se realiza de abajo hacia arriba, manteniendo siempre la alineación y el solape, cubriendo el extremo superior de la placa colocada, quedando de esta forma superpuestas 3 centímetros.  Los puntos de fijación quedan ocultos a no menos de 1,5 centímetros del borde superior.  Allí quedará alojado el tornillo alas, la pieza de diseño especial para  resolver este trabajo.

El tornillo con alas puede tener muchas aplicaciones más: además de su aporte en la construcción de viviendas industrializadas, es un aliado importante al trabajar con aberturas, carrocerías, furgones, escenarios, casas rodantes y otros proyectos.  Sin duda es un tornillo diferente y eficiente.