Montaje de techos

Autoperforantes para techos

En el armado de techos, fijando chapas sobre estructura metálica, la tornillería autoperforante ha reemplazado a los “ganchos tipo J” y, trabajando sobre tirantes de madera, a los clavos cabeza de plomo. El uso de estos tornillos ofrece una notable reducción de tiempos de montaje y una mayor resistencia mecánica respecto a los antiguos métodos de fijación mencionados. Se fabrican bajo proceso de cementado, templado y revenido, y su tratamiento anticorrosivo es por medio de zincado electrolítico.

Tipos de autoperforantes hexagonales

Según el diseño, hay dos tipos de hexagonales con rosca para metal:

Tipo 1:

TEL-HEX Tipo 1 sin arandelaArandela vulcanizada

se fabrican con cabeza hexagonal con pequeña arandela estampada. Se utilizan con arandela vulcanizada (metal de una cara, epdm de la otra). El inconveniente que se presenta al usarlos es que la fricción existente entre la parte superior de la arandela vulcanizada y la parte inferior de la cabeza del tornillo podría afectar el galvánico de la pieza, dando lugar a la corrosión.

Tipo 2:

Arandela PVC

Por las razones mencionadas, son los recomendados para utilizar en techos. Se fabrican con cabeza hexagonal con arandela bombé estampada, es decir, la arandela ya formando parte de la pieza. Esta cabeza arandelada no tiene contacto con la cubierta metálica, y por ende no presenta fricción. Se auxilia con arandela selladora, de PVC (policloruro vinílico). La misma expande diametralmente en forma pareja a la cabeza arandelada, sin presentar desbande lateral, y evitando toda posibilidad de filtración en el sitio de la fijación. Algunas características técnicas sobresalientes de la arandela de PVC son su alta resistencia a las exigencias climáticas extremas, a la carga eléctrica y al agua. Su durabilidad estimada es entre 25 a 40 años mínimo. Recién cuando se la somete por encima de los 140ºC se ve afectada su composición química. Su flexibilidad hace que soporte el impacto durante el montaje.

En toda la tornillería que se aplica a perfiles metálicos la rosca conformada es de tipo parker, y las mechas son acordes al número de tornillo.

Chapas sobre tirantes de madera

En el pasado, la técnica más conocida para tomar la cubierta metálica a los tirantes de madera o cabios, era la utilización de “clavos cabeza de plomo”. Ellos poseen reducida resistencia mecánica y anticorrosiva, mientras que en la tornillería autoperforante estos requisitos son un aspecto fundamental y destacable.

Los autoperforantes para madera se fabrican en dos diseños diferenciados: Hexagonales con punta mecha, especiales para utilizar con maderas duras y semiduras, y Hexagonales con punta aguja, ideales para maderas de uso corriente, como el pino, por ejemplo. La rosca adoptada en estas piezas es de paso grueso, es decir con sus filetes mucho más separados entre sí que si se tratara de rosca para metal, anulando cualquier acción al desgarramiento, especialmente en maderas blandas.

Pautas generales para fijaciones en cubiertas

Para la fijación de chapas sinusoidales o trapezoidales a perfil “C”, los tornillos se colocan directamente desde el exterior a través de la chapa en la onda baja (valle) o en la onda alta (cresta), a razón de 4 a 6 piezas por metro cuadrado. El profesional constructor decidirá si instalar en onda alta o baja. Cada opción tiene sus ventajas: colocado en el valle el tornillo colabora con la estructura ya que no sólo fija la cubierta sino que además la rigidiza, evitando el pandeo de la correa, formando así un diafragma, una carrocería compacta que aumenta la resistencia mecánica del conjunto. Colocado en la cresta, si el instalador es inexperto, o no cuenta con las herramientas adecuadas, el riesgo de filtraciones será menor en caso de no respetarse exactamente el torque. En ningún caso será necesario el uso adicional de siliconas o selladores.

El tornillo puede aplicarse en la cresta o en el valle

El tornillo puede aplicarse en la cresta o en el valle

La herramienta de instalación es un atornillador eléctrico o a batería. La misma debe tener control de torque: diferentes posiciones regulables a fin de evitar el desgarro de la rosca en el perfil, la rotura de la arandela de impermeabilización o la rotura de la cabeza del tornillo en perfiles de grueso calibre. Debe tener velocidad variable y alrededor de 1000 a 2500 r.p.m. y debe ser una herramienta robusta pertinente para dicho trabajo, mayor a 500 watts. Adicionalmente se utiliza el inserto o bocallave: una pieza de acero que cuenta con un vástago hexagonal que se coloca en el porta-herramienta del atornillador y que en el lado opuesto tendrá la boquilla tubo magnética del hexágono seleccionado según el tornillo a utilizar (para tornillos nº 8 boquilla ¼, para tornillos nº 10 y 12 boquilla 5/16 y para tornillos nº 14 boquilla 3/8). En cuanto a valores de torque de apriete, el fabricante responsable de tornillería autoperforante dispondrá de valores de torque velocidades recomendados para la instalación.

A fin de optimizar la instalación es necesario regular el torque de la máquina en los primeros tornillos, verificando con un torquímetro que los mismos se ajusten a los valores de la tabla técnica provista por el fabricante. Esto evitará roturas de arandelas, de tornillos, agrandamiento de agujeros, deformaciones en chapas y perfiles, filtraciones en cubiertas, prematuro desgaste de insertos, atrasos y deficiencia en la instalación.

Aparte de la fijación a las correas las chapas se “cosen” en los solapes, con lo cual el revestimiento se transforma en un diafragma estructural resistente y relativamente rígido en su plano, cuya eficiencia debe ser tenida en cuenta en el diseño estructural del conjunto. Se logra así un efecto estabilizador, una cubierta resistente a la amenaza de fuertes vientos.

Para mayor información comuníquese con nosotros al tecnica@autoperforantestel.com